}
blog anagse

Un local para un emprendedor (EL PAÍS.COM)

1397137216_225489_1397137308_noticia_normalImporta que el emprendedor sea imaginativo, profesional y tenga un plan de consolidación de la empresa. No se puede condicionar la decisión de empezar un proyecto a tener una oficina», así explica José Luis Casero, de Asecam, la Asociación de Emprendedores en la Comunidad de Madrid, que no disponer de sede propia no es pretexto.

Hay alternativas como los centros de negocios privados que permiten disponer de despacho, secretaria y sala de juntas desde el primer momento y, mucho más asequible, la respuesta de la economía social, el coworking cuando basta con tener un puesto de trabajo y conviene compartir experiencia con otros emprendedores.

De iniciativa pública municipal, los viveros de empresas son gratuitos para los emprendedores que comparten espacio o 12 euros el metro cuadrado cuando se dispone de despacho, incluyendo servicios como seguridad o limpieza y, lo más importante, asesoramiento. En Madrid hay siete, con trescientos puestos, casi ocupados ya, y unos novecientos trabajadores. Pero estos viveros están situados fuera de la M-30 porque persiguen dinamizar el territorio y hay negocios que tienen que atraer a un público masivo o estar cerca de su mercado y necesitan el centro.

El siguiente paso es estrenar oficina. El espacio de partida medio puede estar entre los 40 y los 60 metros cuadrados y la renta mensual, rondar los 400/600 euros. ¿Es un obstáculo importante tener que pagar la oficina? Para los emprendedores no es lo más determinante. «Si solo fuera la renta pero hay que sumar el coste de la oficina y de la luz, teléfono, todo lo que implica. Es un coste más a valorar pero la mayor barrera son los trámites legales y lo que es más importante, el dinero», indica Casero. Darse de alta como autónomo supone durante un tiempo una tarifa plana de 50 euros en lugar de los 270 habituales, un pequeño alivio para un gran mal nacional: la falta de financiación que deja en mantillas la dificultad para pagar el local.

El portal idealista.com ha hecho un rastreo de las oficinas que responden al perfil de lo que busca el emprendedor: 40 metros por unos 400 euros mensuales. Contabiliza unas 220 en Madrid. Las rentas oscilan entre los cinco y los 29,8 euros el metro cuadrado. Son casos puntuales, el primero en Carabanchel y el segundo en las Cortes. El mayor volumen se da en los distritos Centro (52) y en Chamberí (40). Por barrios, en el de Sol se concentran 21 locales (13 euros el metro cuadrado) y 13 en el de Universidad (14,2 euros). Le siguen por volumen, los 14 de Ríos Rosas en Chamberí, ( 17,9 euros) y los diez de Trafalgar (13,1 euros). También hay diez en Palomeras Sureste, que rozan los 14 euros. Los 14 de Cuatro Caminos salen por 17,2.

Nuestros emprendedores buscan, como el resto, algo cerca de su casa, para ahorrar tiempo y dinero y también comienzan por consultar los portales antes de dirigirse al agente de la propiedad inmobiliaria o al dueño. «He visto una oficina por 1.500 euros y al llamar, ya se ha bajado hasta los 1.350 euros. Como en la vivienda aquí el que busca, manda. Y como en el mercado residencial, comenta Casero, quedan propietarios anclados en otros tiempos». Desde hace unos cuatro años se puede negociar el precio con algunos dueños e, incluso, proponerles carencia mientras el emprendedor acondiciona el lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.